Los fertilizantes NPK se denominan así porque están compuestos de tres macronutrientes primarios: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Dichos elementos cumplen una función específica para el metabolismo de las plantas, favoreciendo el crecimiento y el bienestar de los cultivos.

Hydro Fert ha desarrollado la línea Gran Foliar para todas las necesidades de las plantas. La razón es que no existe un solo fertilizante NPK sino varios tipos según el porcentaje de macronutrientes. Un fertilizante NPK “20-20-20” contiene, por ejemplo, 20% de nitrógeno, 20% de fósforo y 20% de potasio, mientras que un fertilizante “10-10-30” contiene 10% de nitrógeno, 10% de fósforo y 30% de potasio.

La formulación del fertilizante, es decir la proporción entre los distintos elementos, es proporcionar la cantidad justa de macronutrientes en comparación con el objetivo a alcanzar.

Las funciones de los macronutriente

N (nitrógeno): es esencial para el crecimiento de las plantas, especialmente para las partes verdes, porque es el elemento principal en la construcción de las células vegetales y la clorofila. El nitrógeno persiste en el suelo durante un tiempo relativamente corto, por lo que es necesario fertilizar el suelo varias veces al año o usar un fertilizante de liberación lenta.

P (fósforo): fortalece las raíces, mejora la floración y promueve la fotosíntesis. Por lo tanto, es esencial durante todas las etapas de la vida de la planta: desde el nacimiento hasta la floración y la fructificación. La falta de fósforo puede provocar un crecimiento débil y una mayor debilidad ante insectos y enfermedades.

K (Potasio): es esencial para la absorción del agua y el equilibrio de las plantas. Contribuye al desarrollo de tejidos fuertes y robustos, para resistir enfermedades y cambios extremos de temperatura. El potasio también mejora el sabor, el color y la textura de las frutas.

Forma sólida o líquida: la adecuada para cada necesidad

Los fertilizantes NPK están disponibles en dos formas: sólida y líquida. El primero, generalmente en forma de gránulos o polvo, es adecuado para la aplicación al suelo o para el tratamiento final. Su efecto es más duradero, ya que libera sustancias a medida que se degrada.

En cambio, la forma líquida es ideal en caso de fertirrigación, para llevar más rápidamente los nutrientes a las raíces. Además, en casos particulares, se puede utilizar directamente sobre las hojas.

Fertilizante NPK: ¿cuál elegir?

La premisa es que no existe un fertilizante absolutamente mejor. La elección depende de varios factores: el tipo de planta, la composición del suelo, el período de dosificación, el método de aplicación, etc.

Es por eso que los técnicos de Hydro Fert ayudan a los agricultores a elegir el fertilizante NPK que mejor se adapta a sus necesidades y a utilizar los productos de la manera más eficaz, gracias a los planes de fertilización.

Siempre, de hecho, el objetivo de Hydro Fert es cuidar al cliente, para alimentar las plantas de la mejor manera y crecer juntas.

CERRAR
This site uses cookies to improve users' browsing experience and to collect information on the use of the site. You can know the details by consulting our cookie policy.
Add to cart